Nuestros viñedos

El Priorat es una pequeña comarca que tiene unas particularidades en el relieve del paisaje, las cuales favorecen la gran variación en los microclimas y los suelos. Estos suelos están dominados por la pizarra, un tipo de pizarra rica en minerales y muy fracturada. En este paisaje escarpado y poco llano hay una variación enorme, no sólo en el color y la estructura de la pizarra, sino también en la hidrología, la altitud y el aspecto de las viñas. El paisaje es tan empinado y contorneado que tiene microclimas en su interior. Todo ello asigna a cada viña un carácter único, por ejemplo, puede haber hasta tres semanas de diferencia entre la fecha de cosecha de la cariñena en Bellmunt y la de la cariñena en la Garranxa (Porrera). Son estas variaciones las que explican la singularidad y la variedad de vinos del Priorat.

Nuestros viñedos se dividen, a grandes rasgos, en dos zonas: la alta, con viñas frescas alrededor de Porrera y la Garranxa, y la baja, con viñas más calientes alrededor de Bellmunt del Priorat. Desde la partida Les Eres hay unas vistas maravillosas hacia el pueblo de Porrera. La finca tiene casi 3 hectáreas de terrazas, construidas sobre unos costeros, con 8.000 cepas de cariñena plantados hace 93 años.

La Garranxa es una aldea desierto situado a 5 km sobre Porrera. Aquí hay un pequeño número de cepas de cariñena antigua y se han plantado 15.000 más de garnacha, syrah y cabernet sauvignon sobre las terrazas de nueva creación, subiendo por una empinada ladera que domina el caserío.

La Garranxa y Les Eres se benefician de los efectos de enfriamiento de la altitud y el microclima de las escarpadas montañas que rodean el pueblo. El Molló, uno de los picos más altos del Priorat, se eleva por encima de los viñedos de la Garranxa.

El Tros nou está cerca del pueblo de Bellmunt; cuenta con 3.800 cepas que se plantaron hace 87 años, principalmente de garnacha peluda y el resto de cariñena. Esta es la única viña que se encuentra sobre un terreno relativamente llano, más caluroso y es siempre la primera vendimia que recogemos. La viña que se encuentra en la partida dels Carners se plantó hace 83 años. Cuenta con 1.500 cepas de cariñena y garnacha y es un pequeño enclave pronunciado dentro del bosque por encima de Bellmunt.